Daniel Ortega y Rosario Murillo

Así ha cambiado el discurso de Daniel Ortega sobre la covid-19 en Nicaragua

El Gobierno de Daniel Ortega en Nicaragua ha sido criticado por su respuesta oficial a la pandemia de covid-19, que subestima su impacto y ofrece cifras por debajo de las fuentes alternativas, basadas en reportes médicos y monitoreos ciudadanos.

En CHEQUIALO analizamos el discurso de Daniel Ortega sobre la pandemia que mantiene en jaque al planeta. El análisis revela que el discurso del mandatario no ha sido lineal, pues se ha movido en diversas direcciones, de acuerdo al contexto y los intereses particulares del Gobierno.

Primer discurso sobre covid-19: mueren más por otras causas

Después de 34 días sin aparecer en público ni hacer ninguna intervención frente a las cámaras, Daniel Ortega habló por primera vez sobre la covid-19 el 15 de abril de 2020.

En esa ocasión, el presidente Ortega enfocó su discurso en asegurar que en Nicaragua existían más muertes por otras causas que por la covid-19, y aprovechó para achacar los gastos en armas que realizan países desarrollados en detrimento de la salud, haciendo alusión indirecta a Estados Unidos.

«Desde que se inició la pandemia, desde el momento en que fue decretada la pandemia, la pandemia fue decretada el 11 de marzo, fíjense bien, desde el 11 marzo hasta hoy 15 de abril, en Nicaragua tenemos reportado 1,237 personas fallecidas. De todas ellas, una por el coronavirus. Las otras personas fallecidas, hombres, mujeres, niños, fallecidos ¿por qué? Por tumores malignos, por diabetes, por enfermedades renales, por infarto agudo del miocardio, por enfermedades hipertensivas; accidentes de tránsito, accidentes cerebrovasculares, cirrosis hepática, asfixias neonatales, malformaciones congénitas, sepsis neonatal, neumonía bacteriana, septicemia; tumores malignos. Suicidios… ¡sí, suicidios! Ahogamientos, ¡sí, por ahogamiento! Fallecidos por el VIH también», aseguró Daniel Ortega.

La declaración de Ortega reforzó el discurso gubernamental manejado por la su esposa, vicepresidenta y vocera, Rosario Murillo, que insiste en subestimar el impacto de la covid-19.

Ortega también justificó el porqué su Gobierno no llamó a ninguna cuarenta. «En medio de esta pandemia no se ha dejado de trabajar, porque aquí si se deja de trabajar el país se muere, y si el país se muere, el pueblo se muere, se extingue, si los campesinos dejan de sembrar para cosechar frijoles, si dejan de sembrar para cosechar maíz, si dejan de sembrar para cosechar café, si dejan de sembrar para que circulen las papas, las zanahorias, los rábanos, las cebollas. Porque, gracias a Dios, somos un país que en medio de las mayores dificultades, de las mayores tragedias, de los mayores bloqueos, somos un país con un pueblo trabajador y gracias a Dios con tierras que este pueblo sabe cultivar muy bien, y que sabe también desarrollar la ganadería».

Sin embargo, no dio una explicación a los llamados a concentraciones masivas, incluyendo una marcha denominada «Amor en tiempos del Covid», convocada por su propio Gobierno, el 14 de marzo de 2020.

Amor en los tiempos del covid-19
Póster de la convocatoria a la caminata «Amor en tiempos del covid-19», convocada por el Gobierno para el 14 de marzo de 2020. // Foto: Tomada de El 19 Digital

Posteriormente, el 18 de mayo, en la conmemoración del nacimiento de Augusto C. Sandino, Daniel Ortega hizo mención a muertes «vinculadas al coronavirus», pero bajo el diagnóstico de «neumonía».

«Volviendo al tema de lo que son las enfermedades que afectan al mundo y en particular a Nicaragua, tenemos estos datos: primero, que las defunciones por neumonía, porque en estos momentos, vinculado al coronavirus hay mucha defunción por neumonía también. ¿Defunciones por neumonía? Porque ya la persona padecía, estaba en un estado propenso a padecer la neumonía; desde una gripe, una H1N1 puede derivar en una neumonía, una gripe mal cuidada, mal curada, una influenza como decimos», justificó.

19 de julio: Daniel Ortega reaparece con mascarilla

Daniel Ortega tuvo un cambio en su discurso sobre la covid-19 entre julio y septiembre de 2020, aunque su Gobierno continúa sin revelar las cifras completas sobre el impacto de la pandemia en Nicaragua. Tras un nuevo récord de 38 días de ausencia, Ortega reapareció el 19 de julio de 2020, luciendo una mascarilla durante el acto público con el 41 aniversario de la Revolución Popular Sandinista.

«Hoy estamos conmemorando este 41 aniversario (de la revolución sandinista) bajo una serie de medidas para proteger la vida, frente a una epidemia que ha sorprendido a los países desarrollados, porque, cuántas epidemias en el mundo a lo largo de la historia, en los últimos tiempos, y los que han sufrido la muerte por esas epidemias han sido los países en vías de desarrollo, los pueblos de Asia, de África, de América Latinoamérica», dijo Ortega.

Diez momentos en los que el presidente Daniel Ortega mintió el 19 de julio

Luego, durante un acto por el aniversario de la fundación del Ejército de Nicaragua, el dos de septiembre de 2020, Daniel Ortega hizo un inusual llamado a la conciencia. “Creo que este es el momento en el que tiene que tomarse una conciencia mundial. Ahora, en Naciones Unidas estará la sesión del 75 aniversario de Naciones Unidas y ahí el tema central va a ser este tema, el de la pandemia”, dijo.

Pero igual sostuvo sus acusaciones contra el «imperialismo» y los países desarrollados. “No podemos desconocer que como resultado de las políticas que se venían aplicando alguna cooperación han brindado a los pueblos que tienen más dificultades para contar con los recursos para enfrentar esta pandemia y defenderse de esta pandemia. Y nosotros agradecemos y reconocemos esa cooperación”, comentó.

El comentario, entonces, estaba a tono con las solicitudes y ofertas de financiamiento y donaciones al Gobierno, para atender la pandemia, que fueron anunciados en los meses siguientes.

El anuncio de la supuesta victoria contra el coronavirus

Para noviembre de 2020, el mensaje gubernamental tuvo un nuevo giro y empezó a resaltar una aparente victoria sobre la pandemia, aduciendo que Nicaragua es uno de los países con menor tasa de mortalidad por la covid-19, aunque sus cifras son cuestionadas, no solo por monitores independientes y fuentes médicas, sino por la misma Organización Panamericana de la Salud (OPS) y especialistas internacionales.

«Aquí en Nicaragua hemos tenido también hermanos que han fallecido, y gracias al acompañamiento de Dios, con el pueblo, con los médicos, con todas las instituciones, hemos logrado tener un índice de mortalidad de los más bajos en el mundo», destacó Daniel Ortega el ocho de noviembre de 2020, durante la conmemoración del aniversario por el fallecimiento de Carlos Fonseca Amador, fundador del FSLN.

«¡Fíjense, así estamos! La gran ciencia mundial, la gran tecnología mundial, los grandes científicos del mundo de los países desarrollados, dando “bandazos”, como decimos, frente a un enemigo que realmente subestimamos. Se subestimó, no nosotros; los subestimaron los países que tienen el poder, que tienen las capacidades de tomar medidas preventivas para prever que se pueden producir este tipo de pandemias, porque ya han habido otras pandemias en el mundo en épocas pasadas, con millones de fallecidos”, reiteró Ortega en un nuevo discurso el 12 de noviembre, durante el acto de traspaso de la presidencia protémpore de la Conferencia de las Fuerzas Armadas Centroamericanas (CFAC).

Podría interesarle: La OMS no se ha pronunciado contra el «Quédate en casa»

De igual manera, fue consolidando la idea de las responsabilidad moral y económica que asegura tienen los países desarrollados frente a los que están en vías de desarrollo.

«Que esto que ellos están practicando en sus países los puedan ellos, como bien lo definía el secretario general de Naciones Unidas, nos puedan también traer recursos para enfrentar el daño a la Economía, el daño a la producción, el daño al crecimiento económico; así como lo provocan los países desarrollados que tienen grandes reservas, enormes reservas para enfrentar la pandemia, que podamos recibir también recursos, no lo que les sobre a ellos después de sus gastos militares», demandó Daniel Ortega en su mensaje en la Cumbre entre Jefes de Estado y de Gobierno del SICA y António Guterres, secretario general de la ONU, el 30 de noviembre.

Este último enfoque en el discurso de Daniel Ortega también ha sido reforzado por los cuestionados reportes oficiales del Ministerio de Salud, que mantienen las cifras de covid-19 a la baja, incluyendo el «congelamiento» de las muertes por covid-19 desde mediados de octubre de 2020, con solo un muerto por covid-19 cada semana.

Así, el discurso de Ortega frente a la pandemia ha mostrado cómo se mueve al ritmo de los intereses particulares de su Administración, más allá de un apego al impacto real de la pandemia entre los nicaragüenses, que ahora se muestran más confiados frente a la covid-19 aunque aún existen reportes de contagios y fallecimientos tanto oficiales como del gremio médico independiente.

Persiste falta de transparencia sobre datos de covid-19

A casi un año de la confirmación del primer caso de covid-19 en Nicaragua (18 de marzo de 2020), la falta de datos detallados y verificables sigue siendo una deuda oficial, que durante meses ha sido alertada, incluso por la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

Tan temprano como mayo de 2020, cuando empezaba la primera ola de contagios y muertes por covid-19 en Nicaragua, el director de Emergencias de la Salud de la OPS, Ciro Ugarte, afirmó que “Nicaragua es el único país o territorio en las Américas donde el tipo de transmisión es indeterminado según los reportes oficiales”, y agregó que la escasa información del Minsa “no permite hacer un análisis adecuado a la situación” del país.

En los meses siguientes, la OPS reiteró su llamado a transparentar la información oficial sobre el verdadero impacto de la pandemia en Nicaragua. A la demanda se sumaron también organismos independientes de Nicaragua como el Observatorio Ciudadano COVID-19, el Comité Científico Multidisciplinario y la Asociación Médica Nicaragüense, entre otros. Ninguno de los llamados ha tenido éxito.

Las expectativas de que el Gobierno de Daniel Ortega transparente la información sobre la covid-19 en Nicaragua están puestas ahora en el cumplimiento de los compromisos adquiridos por el Ortega para acceder a los financiamientos de los organismos multilaterales: 185.3 millones de dólares del Fondo Monetario Internacional (FMI); 43 millones de dólares del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y 20 millones del Banco Mundial (BM).

Deja un comentario