planta Mechnikov

La planta Mechnikov de Nicaragua, ¿qué sabe y qué no?

La planta Mechnikov de Nicaragua, cuyo nombre oficial es “Instituto Latinoamericano de Biotecnología Mechnikov”, se inauguró entre las sombras, en 2016, pero fue hasta este 2020 que la planta Mechnikov tomó notoriedad ante el avance de la pandemia de covid-19 y los anuncios del Gobierno de Nicaragua que asegura que ahí se produciría la vacuna rusa Sputnik V.

Qué se sabe sobre la planta Mechnikov

  • Inversión. La planta Mechnikov fue inaugurada el 22 de octubre de 2016, con una inversión inicial de 21 millones de dólares, 14 millones provenientes del Instituto de investigación científica de vacunas de San Petersburgo y 7 millones del Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS). Su construcción inició en enero de 2015.
  • Producción. Fue hasta el 10 de abril de 2019 que se puso en marcha con la producción de 300,000 vacunas para la influenza, según informaron medios de comunicación afines al gobierno de Nicaragua.
  • Expertos cubanos estuvieron a cargo de esta primera producción de la planta.
  • Capacidad. Según un reporte de El 19 digital, la planta tiene la capacidad producir por temporada 30 millones de dosis de vacuna contra la gripe.
  • Vacuna. Esta planta en Nicaragua y un laboratorio en Brasil fueron los que se ofrecieron a fabricar para Latinoamérica la vacuna rusa contra la covid-19 Sputnik V.
  • Insumos médicos. La planta también planea producir en 2021 insulina e insumos médicos para contrarrestar virus y bacterias como el rotavirus, neumococo y meningococo. El paquete tecnológico para la insulina provendría de Rusia y el del rotavirus, de India.

Lea también: Las dudas sobre la vacuna de Rusia: ¿qué se sabe y qué se ignora sobre la Sputnik V?

Qué no se sabe de la planta Mechnikov

Hasta el momento es incierta la capacidad de la planta Mechnikov de desarrollar vacunas. Foto/Pexels/Chokniti Khongchum
Hasta el momento es incierta la capacidad de la planta Mechnikov de desarrollar vacunas. Foto/Pexels/Chokniti Khongchum
  • Inversión real. Aunque primero se dijo que la inversión para la construcción y puesta en marcha de la planta Mechnikov fue de 21 millones de dólares, cifra después fue corregida a 24.1 millones, sin embargo, una investigación del diario La Prensa apunta a que en realidad fueron 30 millones de dólares los que se gastaron en este proyecto, de los cuales, 14.1 procederían de los fondos del INSS.
  • Capacidad de producción. Hasta el momento no ha quedado del todo claro si la planta tiene en la actualidad la capacidad de desarrollar y producir vacunas o insumos médicos, o si solo puede empaquetarlos. En su sitio web se indica “que es una moderna plataforma de alta tecnología para desarrollo y fabricación de los productos inmunobiológicos”, pero no se ha podido corroborar que ya hayan desarrollado alguna vacuna. Reportes periodísticos y declaraciones de funcionarios de la planta indican que solo se han realizado empaquetados.
  • Stanislav Uiba, gerente de la planta, en referencia a la vacuna Sputnik V, dijo que la expectativa existente en el Instituto por (es) acometer la fase final del proceso (empaque) en cuanto puedan disponer del producto a granel. Estas declaraciones fueron difundidas por el Canal 4 de televisión y retomadas por retomadas por el pais.cr.
  • Promesas. En marzo de 2020 el Fobierno de Nicaragua anunció que en esta planta se produciría Interferón Alfa 2 B, un medicamento cubano que supuestamente contrarresta algunos síntomas del Covid-19. Hasta ahora no se sabe si se llevó a cabo esta producción.
  • Denuncia. En octubre de 2017 el Comité de Investigación de Rusia recibió una denuncia de irregularidades en la construcción y administración de la planta Mechnikov. Los resultados de las investigaciones o si esta sigue en desarrollo, no se han dado a conocer.
  • Sin información. Ni la gerencia de la planta ni el gobierno de Nicaragua han informado sobre el destino de las 300,000 dosis de la vacuna contra la influenza que habrían resultado de su primera producción, en abril de 2019.
  • ¿Acuerdo? Aunque el INSS es socio de esta planta, no se sabe cómo beneficia o beneficiará la producción de vacunas o insumos médicos al sistema de salud de Nicaragua o si existe algún tipo de acuerdo de suministros entre el mismo instituto y el Ministerio de Salud (Minsa).

Además: Diez momentos en los que el presidente Daniel Ortega mintió el 19 de julio

Deja un comentario