Ley de Agentes Extranjeros

Ley de Regulación de Agentes Extranjeros de Nicaragua y EE. UU. no son lo mismo

La Ley de Regulación de Agentes Extranjeros que fue aprobada por los diputados de la Asamblea Nacional de Nicaragua, el 15 de octubre de 2020, y publicada este 19 de octubre en el diario oficial La Gaceta, difiere mucho de otras leyes en otros países, pese a que diputados del partido de Gobierno argumentaron que han usado estas como «justificación» para la implementación de una similar.

Juristas, activistas y organizaciones internacionales como la Organización de Estados Americanos (OEA) y el Parlamento Europeo, expresaron su preocupación por la aprobación de esta Ley, principalmente por su ambigüedad y la posibilidad de que se convierta en una herramienta para acallar a los opositores del gobierno de Daniel Ortega y el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN).

Durante la sesión de aprobación, el diputado Wálmaro Gutiérrez, miembro de la bancada sandinista y presidente de la Comisión de Producción de Economía y Presupuesto, argumentó que esta Ley “no se nos ocurrió a nosotros (el FSLN)”, agregando que se basa en leyes similares de otras naciones, entre ellas Estados Unidos y Rusia.

En efecto, Estados Unidos tiene una Ley de Registro de Agentes Extranjeros desde 1938.

Rusia, además, aprobó una ley similar en 2012, con un par de enmiendas importantes en 2017 y 2019, que agregan como agentes extranjeros a medios de comunicación foráneos y a las personas que colaboran con estos.

«Rusia aprobó en 2017 una ley que permite declarar «agentes extranjeros» a los medios foráneos que difunden información en el país, en respuesta a la orden dada por Washington a la televisión rusa RT (antigua Russia Today) para registrarse como tal en Estados Unidos», informó La Vanguardia con información de la Agencia EFE.

En la misma nota de EFE se anuncia una nueva enmienda realizada en 2019, en la que Rusia califica como «agentes extranjeros» a las personas naturales que trabajan para medios considerados como agentes extranjeros o reciben financiamiento del exterior, como algunos blogueros, por ejemplo.

Iniciativa sobre «agentes extranjeros» en Nicaragua: esto debés saber

Las diferencias con el «modelo» de EE. UU.

Existen bastantes similitudes entre las versiones nicaragüense y rusa de esta Ley, pero hay diferencias muy marcadas con la estadounidense. Aquí te explicamos.

Actividades políticas

Uno de los puntos más controversiales de la Ley aprobada en Nicaragua, es que aunque apunta a las actividades políticas, en las misma no existe una definición clara de este término.

En la legislación estadounidense sí se define y delimita qué son actividades políticas: cualquier actividad en la que la persona que participa en ella cree que influirá, o que la persona tiene la intención de, de alguna manera, influir en cualquier agencia o funcionario del Gobierno de los Estados Unidos o en cualquier sector del público dentro de los Estados Unidos con referencia a formular, adoptar o cambiar las políticas internas o externas de los Estados Unidos o con referencia a los intereses, políticas o relaciones políticas o públicas de un gobierno de un país extranjero o de un partido político extranjero.

Inhibición

La nueva ley prohíbe a los ciudadanos nicaragüenses denominados como «agentes extranjeros» a optar a cargos públicos o de elección popular, así como participar o financiar actividades políticas.

“… deberán abstenerse, so pena de sanciones legales, de intervenir en cuestiones, actividades o temas de política interna. Tienen, también, prohibido financiar o promover el financiamiento a cualquier tipo de organización, movimiento, partido político, coaliciones o alianzas políticas o a asociaciones que desarrollen actividades políticas internas en Nicaragua. Tampoco podrán ser funcionarios, empleados públicos o candidatos a cargos públicos de cualquier tipo o naturaleza”, dice el artículo 12 de la Ley.

En la versión estadounidense no existe una disposición como esta, en la que se inhiba a un ciudadano estadounidense de su derecho a optar a cargos públicos o el financiamiento extranjero a partidos políticos, más allá de la prohibición de tratar de influir o cambiar políticas públicas, internas o externas de los Estados Unidos.

Te recomendamos leer: #EsFalso: Revista británica NO elogió medidas de Nicaragua contra la COVID-19

Manejo de la información

La información requerida a los «agentes extranjeros» será pública, según la Ley nica, mientras que en la estadounidense se determinan límites. Por ejemplo, el anonimato de una persona natural o jurídica en proceso de registrarse como agente extranjero.

Sanciones

Otra de las diferencias radica en las sanciones por incumplir con los mandatos de estas Leyes.

En la versión nicaragüense, no existe una definición de «sanciones», pues se deja al criterio del Ministerio de Gobernación el establecimiento de multas y otras sanciones, como la solicitud de cancelación de personerías jurídicas.

La Ley de Registro de Agentes Extranjeros de Estados Unidos establece como sanciones, en caso de una declaración falsa de un agente extranjero, multas de no más de 10,000 dólares o encarcelamiento por no más de cinco años, o ambos.

La falta de presentación de cualquier declaración de registro o complemento, puede llevar a multas por no más de 5,000 dólares o encarcelamiento de no más de seis meses, o ambos.

Excepciones

La Ley nicaragüense establece excepciones: extranjeros pensionados que residen en el país, nacionales que reciben remesas familiares, empresas productivas y comerciales extranjeras con filiales en Nicaragua, fábricas y cadenas de supermercados de inversión extranjera, sus trabajadores y prestadores de servicios, así como las personas que establezcan relaciones comerciales bajo las condiciones de Acuerdos, Tratados, Convenios comerciales vigentes, en particular, con respecto a inversiones, prestación de servicios y entrada temporal de personas de negocios.

Por su lado, la Ley estadounidense tiene una lista mucho más amplia de excepciones, pues también incluye a medios de comunicación siempre que sean en al menos un 80 por ciento propiedad de ciudadanos estadounidenses y no sean controlados, subsidiados o financiados por una persona declarada como principal extranjero, es decir un gobierno o partido político extranjero.

También están exentos los siguientes:

  • Oficiales diplomáticos y personal diplomático.
  • Ciertos funcionarios extranjeros registrados que no son ciudadanos estadounidenses y no son asesores de relaciones públicas, agentes de publicidad o empleados del servicio de información.
  • Actividad comercial de buena fe y otra actividad que no sirva predominantemente a un interés extranjero.
  • Recaudación de fondos humanitarios.
  • Actividades religiosas, escolares, académicas, de bellas artes o científicas.
  • Ciertas actividades relacionadas con la defensa de gobiernos extranjeros vitales para la defensa de Estados Unidos.
  • Representación legal de un mandante extranjero revelado ante cualquier tribunal, ley o agencia del gobierno de los Estados Unidos.
  • Partes debidamente registradas bajo la Ley de divulgación de cabildeo.

Podría interesarte leer: La OMS no se ha pronunciado en contra del «Quédate en casa»

Proceso de consulta

La Ley de Registro de Agentes Extranjeros de los Estados Unidos establece un proceso de Opinión Consultiva, en la que las persona natural o jurídica que pueda calzar en la definición de agente extranjero presente información para su valoración antes de hacer el registro oficial.

La versión nicaragüense no ofrece este procedimiento, pues solo estipula el registro como Agente Extranjero ante el Ministerio de Gobernación.

Deja un comentario