Facebook

¿Cómo afecta o beneficia a Nicaragua la verificación de hechos de Facebook?

Antes de la presidencia de Donald Trump, y sus acusaciones de «fake news» en Estados Unidos, o del escándalo de Cambridge Analytica, Facebook lanzó una nueva iniciativa que prometió luchar contra las noticias falsas, involucrando a verificadores ajenos a la compañía. Era 2016 y el proyecto fue bautizado como Programa de Verificación de Hechos de Terceros o 3PFC, por sus siglas en inglés.

La iniciativa buscaba ayudar a verificar la información que circulaba en la red social bajo una serie de distintos criterios que podían llevar a reducir el alcance de un post y lanzar advertencias a los usuarios sobre la falta de veracidad de los mismos.

Para esto, Facebook creó una alianza con el Centro Internacional de Verificadores de Datos del Instituto Poynter, en Estados Unidos, que se dedican a recibir las denuncias de noticias falsas, verificarlas y marcar los post denunciados.

Los criterios de Facebook contra la desinformación

Sí aún no has encontrado en tu red social alguna advertencia de desinformación (o igual si ya las conocés) te contamos cuáles son los criterios de Facebook para evaluar cada post:

  1. Falso: las afirmaciones principales que se hacen en el contenido son objetivamente incorrectas. Este suele ser el caso de las calificaciones «Falso» o «Mayormente falso» en los sitios de verificadores de datos.
  2. Mixto: las afirmaciones del contenido son en parte correctas y en parte incorrectas, o la afirmación principal es engañosa o está incompleta.
  3. Título falso: las afirmaciones principales que se hacen en el cuerpo del artículo son verdaderas, pero la afirmación principal en el título es objetivamente incorrecta.
  4. Verdadero: las afirmaciones principales que se hacen en el contenido son objetivamente correctas. Este suele ser el caso de las calificaciones «Verdadero» o «Mayormente verdadero» en los sitios de verificadores de datos.
  5. No aplicable: el contenido incluye una afirmación que no se puede verificar, que era verdadera cuando se escribió o que proviene de un sitio web o una página cuyo objetivo principal es expresar la opinión o la agenda de una figura política.
  6. Sátira: el contenido lo publicó una página o un dominio que son conocidos por realizar publicaciones satíricas, o bien una persona razonable entendería que se trata de contenido irónico o humorístico con un trasfondo social. De todos modos, sería mejor ofrecer más contexto.
  7. Opinión: el contenido expresa una opinión personal, defiende un punto de vista (p. ej., sobre un tema político o social) o está orientado a la autopromoción. Esto incluye, entre otros, contenido compartido desde un sitio web o una página con el objetivo principal de expresar la opinión o la agenda de una figura pública, un laboratorio de ideas, una ONG o una empresa.
  8. Fuente de noticias bromistas: sitios web que permiten a los usuarios crear sus propias noticias de broma para compartirlas en sitios de medios sociales.
  9. No calificado: estado predeterminado que se muestra antes de que los verificadores de datos revisen la información o si la URL no funciona. Si se deja la publicación en este estado (o se la devuelve a este estado desde otro), significa que no hace falta tomar medidas.

Si tras la evaluación se detecta que una cuenta comparte constantemente noticias falsas, pueden ocurrir tres cosas: la primera es que esta sea eliminada, que se reduzca el alcance o que se informe a las personas sobre el contexto de la noticia en cuestión.

Programa de Facebook se activa en Centroamérica

El hecho de trabajar con terceros no es casualidad. Puede deberse a la poca confianza que muchas personas tienen en Facebook por la decena de escándalos en los que se ha visto involucrada la red social por el mal manejo de la información de los usuarios.

Pero la confianza en la red social también se ha deteriorado porque hay quienes consideran que las políticas de Facebook son permisivas con grupos de radicales que además de mantener discursos de odio promueven la desinformación.

Y hace falta «más sal en la herida», en Estados Unidos todavía no olvidan que Facebook fue utilizada para influenciar las elecciones presidenciales del 2016 cuando ganó Donald Trump.

Los criterios que demandan de los verificadores que se unen a la iniciativa son estrictos, pero también la iniciativa es limitada. Fue recién en diciembre de 2019 que Facebook anunció que su programa de verificación llegaba a seis países de Centroamérica, entre ellos Nicaragua.

Limites de la verificación de Facebook en Nicaragua

La red social detalló que la Agencia France-Presse (AFP) es la encargada de revisar y evaluar la precisión de las historias en esos seis países, incluyendo fotos y videos, como ya venía haciendo en los tres años anteriores en Brasil, México, Argentina, Colombia, Uruguay, Bolivia, Chile, Ecuador, Perú y Venezuela.

Sin embargo, hay aún hay límites en el alcance de la verificación de Facebook, que aún permite que circule una gran cantidad de post o grupos que no son verificados, aunque incluso Facebook alienta a los usuarios a marcar el contenido que consideran es falso.

Otro de los problemas que la red social identifica como un reto dentro de esta iniciativa es el hecho de que no existen verificadores en algunos países o incluso no existen los suficiente para atender la creciente creación de contenido engañoso.

La dispersión de noticias falsas no solo se genera en los muros de los usuarios, también ocurre dentro de grupos que solo tienen que cambiar su estatus a cerrado, para evadir las denuncias y permanecer activos, haciendo más difícil su detección.

No solo los humanos verifican

La tecnología también es parte importante de la verificación. Facebook utiliza machine learning para que la plataforma pueda alimentarse de los resultados de las investigaciones de los verificadores.

Cuando las historias son marcadas como falsas, el alcance de estas se disminuye significativamente, pero los dueños de estos posts pueden apelar ante Facebook para que se revise su caso o corregir los datos que son identificados como erróneos.

Otra consecuencia, es que será imposible para estas personas monetizar tantos sus post de Facebook como sus páginas web.

El algoritmo de Facebook también detecta que si un artículo está siendo leído, pero no se comparte significativamente, pueden estar ante un problema de noticias falsas también.

Para que el usuario pueda denunciar un post que considera falso o engañoso, basta con seguir los siguientes pasos.

Deja un comentario